Yoga IYENGAR®

Para desarrollar su sistema de enseñanza Iyengar se basó en el yoga compilado por Patañjali. Para profundizar en el estudio de las yogāsanas tomó la definición de āsana expuesta por el sabio y la desarrolló de una manera práctica.

Hablamos de Yoga Iyengar para diferenciar un método de enseñanza de otro, pero en realidad Iyengar fue un fiel divulgador del yoga de Patañjali, expuesto en Los Yoga Sūtras.

Para edificar su sistema se basó en tres aspectos fundamentales:

1. Los detalles de la técnica.

La complejidad de la técnica a la hora de ejecutar un āsana está para brindarnos acceso a nuestro interior, para que comprendamos cuál es el propósito real de la práctica de āsanas: elevarla a un nivel espiritual.

El propósito de la práctica de āsanas no es solamente armonizar nuestro sistema músculo- esquelético. Tampoco es integrar todos nuestros sistemas vitales y crear armonía y gracia en el cuerpo (aunque no es menos cierto que esto es uno de los beneficios que ofrece una práctica regular de āsanas).

La complejidad de la técnica nos lleva a indagar de una manera profunda en nuestro interior y descubrir nuestra consciencia. A través de las sutilezas de la técnica logramos la introspección necesaria para viajar desde nuestra capa más externa (nuestra piel) hasta nuestra consciencia. El propósito de estas complejidades es hacer la práctica de posturas espiritual y no solo física.

2. La secuencia.

La secuencia de āsanas depende en gran medida del aspecto anterior. La elaboración de una secuencia no consiste solo en ordenar una postura detrás de otra a conveniencia, sino que cada āsana debe seguir a otra dependiendo de las complejidades desarrolladas en la anterior. Una secuencia de āsanas correcta nos hace profundizar mucho más en nosotros y acceder a un estado mental más refinado, claro, atento y tranquilo. Una secuencia de āsanas incorrecta puede ser contraproducente tanto para el cuerpo como para el estado mental y anímico.

3. El tiempo

Cada postura requiere un tiempo de realización para adentrarnos en nuestro interior. El tiempo de permanencia de un āsana no tiene nada que ver con el tiempo cronológico sino con el tiempo en que logramos mantener una āsana de manera íntegra y efectiva. La postura es íntegra y efectiva cuando se siguen los detalles complejos de la técnica en su realización.

La complejidad de la técnica, la secuencia y el tiempo no operan por sí mismos. En la integración de estos tres aspectos está la clave para acceder a la consciencia.

Escrito por Laura Cao

0 Respuestas

  1. […] Su método de enseñanza es conocido en el mundo como “Yoga IYENGAR®”. […]

Agregar comentario