La práctica de yoga con hipertensión arterial.

La hipertensión arterial (presión arterial alta) es una enfermedad que afecta a gran cantidad de personas (1).

Una tensión ligeramente alta puede desencadenar hipertensión o daño cardíaco si se ve afectada por hábitos nocivos para la salud, contaminación ambiental, debilitamiento de los pulmones por la rigidez de la caja torácica y estrés.

Hay un grupo de āsanas y prāṇāyāmas que puede ayudar a estabilizar la tensión. Claro está, para regular la presión alta mediante el yoga debe haber regularidad en la práctica.

Algunos aspectos a tener en cuenta:

  • La secuencia de práctica debe estar correctamente diseñada.
  • La práctica debe realizarse con soportes para no tensar la musculatura del corazón.
  • No debe haber sobre esfuerzo en la ejecución de un āsana, así se evitan peligrosos picos tensionales. No se elevan los brazos.
  • Si hay dolor de cabeza se coloca una venda en la cabeza. La venda ayuda a aliviar el dolor porque presiona ligeramente la frente, las sienes y la parte posterior del cráneo.

Posturas que podemos practicar:

Flexiones de  tronco. El peso de la cabeza sobre un soporte calma al sistema nervioso y relaja los órganos de los sentidos. El corazón descansa al colocar el tronco hacia abajo (en las posturas de pie) o en posición horizontal (en las posturas sentadas). Favorecen la relajación.

Posturas supinas. Con soporte alto en la región dorsal, eliminan la tensión en el corazón y los pulmones. Favorecen el descanso.

Invertidas. Alivian la presión de los órganos internos. El pecho se expande dando espacio a la región cardíaca. La posición invertida del corazón relaja su musculatura y la posición de la cabeza relaja el cerebro.

Extensiones de columna. Con apoyo en la espalda y pies. Expanden el tórax. Propician la relajación.

  • Setu Bandha Sarvāṅgāsana. El esternón debe elevarse desde la acción de la columna dorsal, de esta manera, el corazón obtiene suficiente espacio para funcionar y  se libera un poco de la presión de las costillas.
  • Pūrvottānāsana en silla.

Relajación.

  • Śavāsana II (con soporte en espalda y cabeza).

También se pueden practicar algunas técnicas de prāṇāyāma. Estas calman y estabilizan la mente. El cuerpo descansa y se relajan los sentidos. Se practicarn estas técnicas en Śavāsana II.

Por supuesto se debe seguir con la medicación dispuesta por el médico hasta que se normalicen las cifras y el médico decida si se modifica la dosis, se cambia o se elimina el medicamento.

Es importante no ver la enfermedad como un obstáculo en el camino.  Gracias a las enseñanzas del yoga se puede seguir practicando con voluntad y fe en el mejoramiento.

(1)La presión arterial es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre al cuerpo. Según la Sociedad Española de Hipertensión se considera hipertensa la persona que sobrepase las cifras  normales: 120-129(presión sistólica) y 80-84(diastólica).

Si quieres disfrutar de clases de yoga visita nuestros centros o contáctanos a través de nuestra web para recibir información. Estamos en Santa Cruz y en Puerto de la Cruz en Tenerife.

Agregar comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar