La hipertensión arterial (presión arterial alta) es una enfermedad que afecta a gran cantidad de personas (1). La práctica de yoga con hipertensión arterial debe adaptarse con  ayuda de soportes y con los programas de secuencias adecuados. De esta manera, con el tiempo, se puede estabilizar la presión sanguínea.

Una tensión ligeramente alta puede desencadenar hipertensión o daño cardíaco si se ve afectada por hábitos nocivos para la salud, contaminación ambiental, debilitamiento de los pulmones por la rigidez de la caja torácica y estrés.

Hay un grupo de āsanas y prāṇāyāmas que puede ayudar a estabilizar la tensión. Claro está, para regular la presión alta mediante el yoga debe haber regularidad en la práctica.

Algunos aspectos a tener en cuenta:

  • La secuencia de práctica debe estar correctamente diseñada.
  • La práctica debe realizarse con soportes para no tensar la musculatura del corazón.
  • No debe haber sobre esfuerzo en la ejecución de un āsana, así se evitan peligrosos picos tensionales. No se elevan los brazos.
  • Si hay dolor de cabeza se coloca una venda en la cabeza. La venda ayuda a aliviar el dolor porque presiona ligeramente la frente, las sienes y la parte posterior del cráneo.

Posturas que podemos practicar:

Flexiones de  tronco.

El peso de la cabeza sobre un soporte calma al sistema nervioso y relaja los órganos de los sentidos. El corazón descansa al colocar el tronco hacia abajo (en las posturas de pie) o en posición horizontal (en las posturas sentadas). Favorecen la relajación.

Posturas supinas

Con soporte alto en la región dorsal, eliminan la tensión en el corazón y los pulmones. También favorecen el descanso.

Invertidas

Alivian la presión de los órganos internos. El pecho se expande dando espacio a la región cardíaca. Además, la posición invertida del corazón relaja su musculatura y la posición de la cabeza relaja el cerebro.

Extensiones de columna

Con apoyo en la espalda y pies. Expanden el tórax. Propician la relajación.

  • Setu Bandha Sarvāṅgāsana. El esternón debe elevarse desde la acción de la columna dorsal, de esta manera, el corazón obtiene suficiente espacio para funcionar y  se libera un poco de la presión de las costillas.
  • Pūrvottānāsana en silla.

Relajación

  • Śavāsana II (con soporte en espalda y cabeza).

También se pueden practicar algunas técnicas de prāṇāyāma. Estas calman y estabilizan la mente. El cuerpo descansa y se relajan los sentidos. Se practicarán estas técnicas en Śavāsana II.

Por supuesto se debe seguir con la medicación dispuesta por el médico hasta que se normalicen las cifras y el médico decida si se modifica la dosis, se cambia o se elimina el medicamento.

Finalmente, es importante no ver la enfermedad como un obstáculo en el camino.  Gracias a las enseñanzas del yoga se puede seguir practicando con voluntad y fe en el mejoramiento.

(1)La presión arterial es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre al cuerpo. Según la Sociedad Española de Hipertensión se considera hipertensa la persona que sobrepase las cifras  normales: 120-129(presión sistólica) y 80-84(diastólica).

Si quieres disfrutar de clases de yoga visita nuestros centros o contáctanos a través de nuestra web para recibir información. Estamos en Santa Cruz y en Puerto de la Cruz en Tenerife.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar