La práctica de yoga en el embarazo

Muchas mujeres en esta preciosa etapa, llena de expectativas e ilusiones, experimentan el trabajo del cuerpo desde otra perspectiva: la práctica de yoga en el embarazo no se hará solamente para beneficio de la mujer, sino también para la criatura que crece dentro de ella.

Básicamente podemos decir que la práctica en este período va encaminada a crear espacio en la cavidad abdominal de la futura mamá para que su bebé crezca libremente, no obstante también aporta numerosos beneficios a la madre.

BENEFICIOS DE LA PRÁCTICA DE YOGA EN EL EMBARAZO:

  • Paralelo al espacio del abdomen, se fortalece la musculatura de la espalda y las piernas, evitando los posibles dolores de espalda que pueden ocurrir a causa del peso del bebé y por la hiperlordosis que se genera en la columna lumbar (durante el embarazo se acentúa la curva lumbar).
  • Se fortalecen los brazos y hombros, caderas y rodillas.
  • Se lleva espacio a la columna y al cuello. También a la articulación de la cadera y a los hombros.
  • Se expande la parte superior de la caja torácica, ayudando a la respiración.
  • Además, el trabajo correcto de las ásanas impacta en los sistemas internos, favoreciendo la actividad digestiva, la respiración y la circulación.
  • Ayuda al parto.
  • La práctica de respiración profunda y relajación eliminan la fatiga, el cansancio y la tensión, y promueven estados mentales positivos.
  • Podemos concluir que practicar yoga durante el embarazo no solo beneficiará a la madre a nivel físico, sino también a nivel mental y emocional.

Algunas mujeres antes o durante la práctica pueden sentirse cansadas, en este caso se debe cambiar la secuencia y trabajar posturas de recuperación.

 

RECOMENDACIONES IMPORTANTES:

  • No se debe retener el aliento. Mejor mantenga la respiración natural del cuerpo.
  • Si la respiración se acelera es un síntoma de sobre esfuerzo. La respiración debe ser natural y rítmica.
  • Al practicar evite la presión en el abdomen y la pelvis.
  • Intente disfrutar de la secuencia con tranquilidad. Es un momento para pasarlo bien con una misma.

PRECAUCIONES:

Evite la práctica de estas posturas, pues comprimen al bebé y pueden ocasionar pérdidas.

  • Las posturas de torsión profunda como Parivṛtta Trikoṇāsana y Marīcyāsana III.
  • Las extensiones de columna, a no ser que se practiquen bajo la supervisión de un profesor experimentado y utilizando soportes.
  • Las flexiones completas de columna solo se trabajarán en las fases iniciales e intermedias (sobre los 90º) y utilizando soportes.
  • Evite las posturas de fuerza en pelvis, como Urdhva Prasārita Pādāsana.

Preferiblemente se comenzará a practicar a partir de los 3 meses de embarazo. Se puede practicar desde el primer momento, pero en nuestros centros comenzamos la práctica para embarazadas empezando el segundo trimestre.

 

Nota importante: Si padece alguna complicación del embarazo como: diabetes gestacional, cérvix dilatado, hipertensión arterial, etc., debe practicar bajo la autorización de su médico y además bajo la supervisión de un profesor experimentado. La práctica llevará secuencias adaptadas a estas complicaciones.

Si quieres disfrutar de clases de yoga visita nuestros centros o contáctanos a través de nuestra web para recibir información. Estamos en Santa Cruz y en Puerto de la Cruz, en Tenerife.

Agregar comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar