Órganos digestivos sanos.

Un sistema digestivo sano es muy importante para mantener el equilibrio del organismo.

La energía que nos brindan los alimentos la extraemos a través del proceso de digestión que se realiza en el tracto digestivo. Para que los nutrientes lleguen al flujo sanguíneo aportando le energía necesaria el estómago, los intestinos y el hígado deben funcionar óptimamente.

Los alimentos deben procesarse sin que el estómago sufra de ardores, acidez o reflujo esofágico. Los intestinos deben mantener su tono evitando la laxitud (que provoca estreñimiento) o el exceso de peristalsis (que produce dolor y gases). Los nutrientes que pasan por el hígado deben metabolizarse correctamente para que el hígado pueda almacenar buena parte de esta energía.

Un dieta inadecuada, el estrés y en muchas ocasiones la mala postura al comprimir los órganos internos provocan el deterioro de la función digestiva. Los alimentos se procesan mal y el organismo se llena de toxinas, como consecuencia el cuerpo se debilita, nos sentimos pesados, con exceso de gas, nos surgen alergias y problemas dermatológicos.

La práctica de yoga ayuda a incrementar la eficiencia de nuestros órganos internos fortaleciendo nuestro organismo.

¿Qué posturas son recomendadas?

Extensiones de columna.

Son muy eficientes. Pueden practicarse con apoyo. Al estirar la cara anterior del cuerpo se extienden el estómago, el hígado y los intestinos estimulando su función.

Posturas supinas.

Estas mejoran el espacio en la cavidad a abdominal y estiran el tracto digestivo aumentando su eficiencia. Propician una buena digestión. Eliminan gases. También pueden practicarse con soportes cuando hay dolor de vientre.

Flexiones de columna.

Ayudan a la eliminación de gases y al estreñimiento.

Torsiones.

Son posturas depurativas, incrementan el flujo sanguíneo que llega a los órganos internos ayudando a la eliminación de sustancias tóxicas. Estimulan la secreción de jugo gástrico.

Posturas invertidas y sus variaciones.

Regulan nuestro sistema nervioso aliviando la ansiedad, lo cual favorece una buena digestión. Eliminan la presión que ejercen los órganos internos sobre el suelo pélvico por la acción de la gravedad. Se crea un espacio en la parte baja de la pelvis que relaja los intestinos.

Para finalizar la secuencia la practica de una buena Śavāsana nos ayuda a descansar y relajar la mente.

 

Si quieres disfrutar de clases de yoga visita nuestros centros o contáctanos a través de nuestra web para recibir información. Estamos en Santa Cruz y en Puerto de la Cruz en Tenerife.

Agregar comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar