Práctica de yoga para aliviar malas digestiones

Muchas personas padecen de digestiones lentas y pesadas, de acidez, reflujo gástrico, náuseas y escasa motilidad intestinal. La práctica de yoga para aliviar malas digestiones es una buena manera de comenzar a resolver estos problemas.

Un sistema digestivo sano es la clave para mantener la salud del organismo. Una dieta nutritiva  lleva los nutrientes necesarios al cuerpo. Por otro lado, una digestión eficiente aporta la energía para mantener el cuerpo en óptimas condiciones.

Los trastornos digestivos pueden producirse por el deterioro de lo órganos, por  una dieta deficiente o por la mala postura. La mala postura obstruye y comprime a los órganos internos obstaculizando su correcto funcionamiento. La falta de ejercicio tampoco ayuda a la movilidad de los órganos, el intestino se vuelve lento y los gases se acumulan, se produce estreñimiento y obstrucciones.

La práctica de yoga incrementa la eficiencia metabólica, moviliza y mejora el funcionamiento de los órganos internos y optimiza el proceso digestivo.

Es bueno recordar que además de una secuencia adecuada  la continuidad en la práctica es de suma importancia para alcanzar los beneficios comentados anteriormente.

Práctica de yoga para aliviar malas digestiones

La práctica de yoga para aliviar malas digestiones puede dividirse en varios grupos posturales:

Posturas supinas

Estas posturas generan espacio en la cavidad abdominal. Este espacio es aprovechado por los órganos para mejorar su funcionamiento. Estiran el trato digestivo favoreciendo la digestión. Además, pueden practicarse después de comer.

Invertidas

Mueven los órganos en contra de la gravedad por lo que ayudan a llevar espacio al abdomen. Relajan los órganos digestivos aliviando la presión a la que se someten contra la parte inferior de la pelvis. También activan el metabolismo, la segregación de jugos gástricos y la circulación de los órganos internos.

Extensiones de columna

Extienden profundamente la parte anterior del cuerpo y con ello el estómago, hígado e intestinos estimulando su funcionamiento.

Práctica de yoga para aliviar malas digestiones

Flexiones de tronco

Los órganos descansan al estar en posición horizontal. La suave presión del abdomen sobre los piernas relaja al estómago y a los intestinos. También ayudan a expulsar gases.

Torsiones

Al torcer a un lado y a otro se comprimen y se extienden de manera activa los órganos aumentando el flujo sanguíneo. Esto ayuda a desintoxicar, además de aumentar el peristaltismo.

Piernas

Fortalecen el abdomen recolocando los órganos. Aumentan la circulación y el movimiento intestinal.

Relajación

Ayudan a llevar calma al sistema nervioso y esto favorece el descanso de los órganos internos.

Nota: Los grupos posturales no están ordenados, ni organizados en una secuencia. Por tanto evite practicar estas posturas si padece hipertensión arterial, desprendimiento de retina, diabetes o cualquier patología de origen osteomuscular para la cuál estén contraindicadas estas variaciones. También si está embarazada o durante el periodo menstrual.

Si quieres disfrutar de clases de yoga visita nuestros centros o contáctanos a través de nuestra web para recibir información. Estamos en Santa Cruz y en Puerto de la Cruz en Tenerife.

 

Agregar comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar